Sostenibilidad

Pentair evalúa ininterrumpidamente sus prácticas medioambientales y el modo de reducir su huella total. Sigue muchas iniciativas para reducir la energía, el agua, el derroche y las emisiones. A continuación ofrecemos algunos ejemplos de cómo ponemos compromiso en práctica.

GESTIÓN DE ENERGÍA ÓPTIMA

Los 4110 paneles solares fotovoltaicos sobre el tejado de la planta de fabricación de Pisa (IT) de Pentair generan energía eléctrica transformando la luz del sol en electricidad de corriente continua empleando semiconductores.  No solo han reducido los costes de energía, también han permitido a la planta fabricar todos los productos empleando energías renovables. La planta solo consume el 84 por ciento de la energía que genera, lo que permite vender el exceso de electricidad a la red eléctrica, facilitando una energía limpia y renovable a toda la ciudad.

CERO CONTRIBUCIÓN AL VERTEDERO

A través del PIMS, el proceso de gestión de materiales de Pentair ayuda a reducir y eliminar residuos y a maximizar el uso de los recursos naturales. El 80 por ciento de todas nuestras instalaciones alcanza un nivel cero de contribución al vertedero, lo que logramos evitando, reciclando o reutilizando todos los materiales de desecho y residuales que normalmente se enviarían al vertedero.

En 2008, Pentair también se comprometió a eliminar por completo el agua embotellada de nuestras instalaciones. A día de hoy, 20 plantas de Pentair han alcanzado niveles cero de contribución a vertederos.

GINCANAS de energía

A nivel mundial, los empleados de Pentair han participado en "Gincanas de energía" en las que, por equipos, acceden a las instalaciones de fabricación e identifican todos los dispositivos que consumen energía que podrían reducirse o eliminarse. A lo largo de los 3 últimos años, estos esfuerzos han logrado reducir en un 40% el consumo energético por unidad producida en las instalaciones de fabricación de Pentair.

EMBALAJE RETORNABLE

Desde el 2008, Pentair emplea embalajes plegables y retornables para reducir la cantidad de residuos generados y optimizar el transporte de sus productos. Este concepto ecológico se ha empleado especialmente entre las plantas de Brescia y Pisa para el transporte de componentes de acero inoxidable.